La Flor de Lis

viernes, diciembre 25, 2009

Cesta de Navidad

Los veterinarios colegiados en Guadalajara celebran siempre la llegada de estas fechas tan señaladas. Y no es porque vayan a tener vacaciones... (eso ya sería demasiado pedir), sino porque es tradición que el Colegio regale a sus colegiados una cesta de Navidad. Por ser este el primer año que recibo el regalito, lo he acogido con especial ilusión.
Además de una caja completita de champanes, vinos, dulces y alimentos variados, también nos añaden un jamoncito. Es curioso que siendo mi abuelo y mis tíos especialistas en el mercadeo de embutidos, jamás hayamos tenido en casa una pieza de jamón. Así que he introducido en mi hogar el primer jamón de nuestra histori
a. Y sacando la casta jamonera de mi familia Blas, me he armado con un cuchillo para intentar cortar las primeras lonchas de la pieza.
El corte no ha sido muy profesional... pero para ser la primera vez, imagino que a mi abuelo no le habría parecido que tengo mala mano.

¿Te apetece un trocito?




Que tengan todos unas felices fiestas!

domingo, octubre 18, 2009

¡De excursión al zoo!

Todavía no había llevado a mi ahijada a hacer nada especial, quitando la cortés visita de navidades y los juegos de cumpleaños familiares. Como era tan pequeña me daba mucho respeto aventurarme a preparar nada. Y mira que se me han ocurrido planes muchas veces... Pero ha ido creciendo y a sus inocentes 4 añitos ya me atrevo a llevarla de excursión. Celebrando el cumpleaños de mi hermana y de mi padre, se me ocurrió que quizá sería divertido invitar a Anita y a su hermana Beatriz al zoo de Madrid. Las niñas accedieron sin dudar a la propuesta, y llevan toda la semana ilusionadas esperando el momento. Además invitamos a que nos acompañara Jorge (el sobrino de Vero) y a los últimos padres celebrados de la familia Sierra: Rubén y Consu, con su silencioso retoño Aitor.

Y así es como levantándonos un domingo antes de la hora deseada, pusimos rumbo a Madrid. En Arturo Soria recogimos a Marina y rodamos por la M-30 hasta la casa de Campo. Como el día amaneció soleado, la gente se animó a salir de casa y el zoo estaba repletito de visitantes.

Una sorpresa a la entrada del zoo: ¡Baden Powell! No pude evitar hacer la foto...

Disfrutamos durante horas de todo lo que la naturaleza (tristemente acotada y descuidada) nos ofrecía en aquel recinto. Alucinamos con los saltos de los delfines, con la similitud humana de los gorilas, con el temor que infunden serpientes y tarántulas, con la terneza de los achuchables osos panda y koalas, con la presencia de peso de hipopótamos y rinocerontes blancos, y con la majestuosidad de tigres, leones y panteras (extremadamente amuermados y adormilados para mi tópico de salvajes).

Los intrépidos visitantes recorren kilómetros y kilómetros a pie por todo el parque, no quitando ojo de encima a los animalillos que se encuentran tras las barandillas.

No es el paraíso para un veterinario, pues los animales no están en su entorno, muchos presentan ciertas estereotipias... y no se les denota especialmente felices. Pero es lo que hay... y puestos a existir los zoológicos, al menos que los disfruten los más peques que aún no tienen por qué preocuparse del bienestar animal ni de la ética profesional...


No es algo del otro mundo esto de ir al zoo, ni nada que no hayan hecho muchos antes. Pero no deja de suponer un día diferente, contagiado de la alegría de la infancia y en compañía de los que se quiere.


Anímate y date una vuelta por el zoo!

lunes, octubre 12, 2009

Tripalium

Acabé la facultad, y con ella una época inolvidable. Nadie miente cuando dice que la universidad le cambia a uno la vida. Confirmo que se trata de una de las mejores etapas de la vida.
Cierto es que los exámenes suponen un lance duro frente a la paciencia y la capacidad del estudiante, y más desesperante frente a los anhelos que surgen de una mente agotada por los temarios que busca desesperadamente una salida imaginaria al estudio, y hace pensar en la cantidad de cosas que uno haría si pudiera, pero que por culpa de los exámenes quedan pendientes hasta tiempos mejores. El caso es que cuando acabas los exámenes y vuelves a ser mínimamente dueño de tus días y horarios, todas esas ideas descabelladas desaparecen y hasta cuesta recuperarlas de la memoria.

Los anhelos del estudiante son efímeros, duran poco más que el período de exámenes.

Y está de más decir lo cierto que es aquello de que se vive mejor estudiando que trabajando. Uno no se da cuenta de la verdad que encierra este comentario que tanto se oye y no se cree cuando se es universitario. Parece ser que está vedado ese conocimiento para quien todavía estudia. Qué ilusos éramos entonces!

Cuánto se echa en falta el café con antes de clase, la cola de la cafetería, el subir y bajar escalones del comedor al aulario y a los departamentos de prácticas, el dormirse sobre los microscopios, las interminables horas de cháchara sobre cualquier cosa, las quejas compartidas de que mal está el oficio, el cuadrar las prácticas y los horarios... Ay que nostalgia!
Por no nombrar aquellas maravillosas fechas en que todo se reducía a agotar las horas del día hasta que comenzara la fiesta de la facultad. Espero acudir a alguna más...

Muchos de mis compañeros y amigos veterinarios, en una de esas famosas fiestas en que las copas nos calentaban la boca con un ¡Peste, Carbunco y Rabia... Arriba veterinaria!

Qué de cosas se descubren cuando se empieza a trabajar...

Por ejemplo: trabajo es una palabra que procede del latín Tripalium, que significa "tres palos" y que designaba a un instrumento de tortura de tres palos al cual se amarraba al reo.
Saquen sus propias conclusiones de esta evolución etimológica.

Se acaba el puente... Mañana toca madrugar para ir al Tripalium!

viernes, octubre 09, 2009

Retomando la pluma

Llevaba tiempo planteándome retomar esta bitácora. No me he decidido hasta ahora, que parece que dispongo de algo más de tiempo, y muchas más ganas.
Hay muchas cosas que contar. Muchos viajes, muchas experiencias y muchas anécdotas. No me permito dejarlo por más tiempo en el olvido del día a día. Grabaremos más recuerdos en esta placa virtual.

Aún me sigues, amig@?
Nos leemos entonces...


domingo, mayo 24, 2009

In memoriam (León Blas)

Apenas he tenido tiempo de sentarme y llorar por tí, abuelo. Cuando te visité el domingo pasado supe que te estabas preparando para tu viaje. Cuando te cogí de la mano, con la piel fina como el papel de fumar dejando traslucir el lento latido de la vida en tus venas desgastadas... supe que después de tantos años nos dejabas. Supe que te habías cansado ya de luchar, y que habías decidido partir. Marchar hacia ese lugar del que nadie puede hablarnos, y en el que la fe misma se pierde entre las tinieblas de la duda.

Regresé a Madrid sospechando que quizá era la última vez que agarraría tu mano tibia, como quien aferra algo con fuerza para que no escape de su mano. Y tan sólo dos días después se confirmaron mis temores. Y te fuiste para siempre... Pero lo conseguimos, ¿verdad? Tus nietos te preparamos una despedida como te merecías. Hicimos tuya la iglesia, aunque tú nunca fuiste muy partidario de cruces ni de sotanas. Pero te preparamos un adiós digno de tí. Emotivo, alegre, y con un característico sabor familiar, como ese aliento tan acogedor con el que impregnabas todas las reuniones en las que nos acompañabas.

Espero que ahora, ajeno a los achaques de la enfermedad y más allá de las lagunas de la mente, nos recuerdes a todos los que te amamos.




"Me han dicho que por qué no te escribía algo hoy, abuelo. Pero qué puedo decirte en un día como éste, cuando estamos todos aquí, juntos, despidiéndonos de ti para siempre y es difícil que salgan las palabras…

Se me ocurre que, si te parece bien, podríamos recordar algunas cosas juntos. Podemos recordar esas cosas de las que todavía tú te acordabas de vez en cuando en estos días en que te marchabas y volvías. Todas esas cosas que la enfermedad no pudo borrar de tu memoria.

A tus padres, por ejemplo. Cuántas veces nos has contado que fueron los mejores padres del mundo. Que supieron daros, a tu hermana y a ti, tan buen ejemplo, que os enseñaron que en la vida, antes que nada, hay que ser honrado y justo y ayudar a los demás sin pedir nada a cambio. La única vez que tu padre te castigó fue aquella tarde que el maestro le contó que llevabas varios días sin aparecer por la escuela y te encontró en el campo cazando pajarillos. Porque para él y para tu madre tener una cultura era algo primordial. Quisieron que vosotros tuvierais lo que ellos nunca pudieron tener.

Pero era difícil, ¿verdad? Ir a la escuela por las mañanas y pasar horas y horas segando en el campo hasta que caía la tarde y las cosas dejaban de ser lo que eran. El sol no perdona. Siempre has dicho que, a pesar de las dificultades, fuiste un niño feliz. Lástima que la guerra te robara esos últimos años de infancia y te hiciera ser adulto antes de tiempo. Te libraste por los pelos de ir al frente. Con 14 años el fusil pesaba más que tú. Pero la guerra no se te ha olvidado en todos estos años, te ha acompañado siempre. La guerra. Porque la guerra fueron muchas más cosas que batallas y líneas de frente. Se quedó con vuestra casa, y con vuestra cosecha, y con vuestro dinero, y con vuestros animales. Lo que le costó a tu padre abandonar todo lo que teníais y montaros en esa carreta para no volver a Hita nunca más. No podremos olvidar nunca tus ojos vidriosos cuando te acordabas de tu padre despidiéndose de esa mula a la que queríais tanto, la Morena, la llamabais. Curioso que en todo este tiempo no se te olvidara su nombre.

Y luego vinieron los refugios, y las bombas, y el hambre y el trabajar donde se podía... ¡Cuánto trabajaste en la tienda de Freddy aquellos años! ¡Cuánto trabajaste después hasta conseguir montar tu propio negocio y sacarlo adelante! Aquel incendio estuvo a punto de hacer que volvieras a perderlo todo, pero supiste seguir, remontaste y empezaste de nuevo. Esa es la virtud de la gente trabajadora.

Claro que tampoco te faltó tiempo para disfrutar. Para ir a bailar al Piojillo, llevarte a las chicas de calle, tomarte tus vinos, comprar tus cartones en el bingo y jugar unas cuantas partidas. Nunca conseguí ganarte ni al tute ni al dominó, y mira que lo intenté veces. Más sabe el diablo por viejo…, me decías riéndote.

Pero en tu caso, lo de afortunado en el juego y desafortunado en el amor fue una de esas reglas de la vida que no se cumplieron, porque tuviste a tu lado a una mujer maravillosa, que te quiso con todas sus fuerzas y con la que pudiste formar una gran familia. ¿Te acuerdas cómo nos reíamos cuando nos contabas cómo fue la pedida de mano? Ni regalos ni nada. Un poco de vino dulce y unas rosquillas. Y a la boda fuiste con un traje prestado porque no tenías dinero para comprarte uno. Y ese viaje de novios en el tren a Zaragoza… ¡Cuánto te has acordado de la abuela en estos días! Volver atrás en el tiempo no siempre es sencillo. ¡Y cuánto te has acordado de tu tienda! Si hasta venían a verte clientes a la habitación y hacías que los despachabas. ¡Y de aquel puesto de bocadillos que ponías en las ferias en la Concordia!

Cuántos recuerdos… Y cuántos otros que nos guardamos. Pero no tenemos mucho tiempo, abuelo. Y no quiero terminar sin darte las gracias en nombre de todos. Gracias, por haber sido como has sido, hasta en lo incorregible. Gracias por haber sabido aprovechar al máximo cada instante de tu vida. Gracias por habernos enseñado a vivir con intensidad, a buscar nuestro camino, a ser como cada uno queremos ser sin importar lo que los demás digan o piensen.

Ojalá que en lo honrado y en lo justo y en el estar siempre dispuesto a ayudar a los demás algún día lleguemos a ser como tú. Y si no lo conseguimos, no nos lo tengas en cuenta, porque hagamos lo que hagamos, estemos donde estemos y seamos lo que seamos te llevaremos siempre con nosotros."



Texto de: Verónica Sierra Blas

Guadalajara, a 20 de Mayo de 2009.

Funeral de León Blas Delgado, Iglesia de María Auxiliadora.



miércoles, mayo 13, 2009

Mayo-Junio...

Ya se ve más cerca el final del camino... no habrá más exámenes, ni trabajos, ni prácticas infinitas. No sé si lo que viene será mejor o peor que lo vivido (casi todos dicen que infinitamente peor), pero "son lentejas".
Aunque en estos momentos, cambiaría casi todo por no tener que hacer frente al terrorífico estrés de estos dos meses. Y si al momentazo, le sumas la presión de acabar la carrera en Junio... no puedes dejar de disfrutar...

En fin... no queda sino batirse. Ya veremos si salimos enteros del lance, pardiez!
Todos al pie del cañón, como es menester!

domingo, febrero 22, 2009

Añoranzas


Y ahora que estás lejos dejando al sol acariciar tu piel,
me faltan suspiros para llenar tu ausencia.

Y me arrepiento de añorarte cada mañana,

a sabiendas de lo próxima que estabas cuando dormías.

Ajenas las horas al reloj, el placer superando lo que debemos y no queremos.

Cuando el verano agosta sus flores, se vuelve plañidera la primavera.
Y hasta el brillo grisáceo de mis ojos se vuelve inerte cuando verte no puedo.

Con imaginarte no me basta,

es insípida la memoria frente al sabor de tus labios...

Me conformo con vigilar solitario al ocaso,
y obligar al sol brillar ayende los mares que nos separan.

Deseoso que te despierte de tu letargo,

y que de entre tus sueños y el reverberar del ron,

quede prendida en tu boca mi esencia.

viernes, febrero 20, 2009

Tan sólo unos pocos más...

Si tan solo unos pocos más nos acompañaran en la lucha...
Si tan solo unos pocos más creyeran en las utopías...
Si tan solo unos pocos más abandonaran la comodidad en la que viven...
Si tan solo unos pocos más empatizaran con los que no gozan de su suerte...
Quizá entonces, tan sólo unos pocos, pudiéramos marcar la diferencia.

Todas las navidades el grupo scout Apícula prepara un festival de navidad con el fin de recaudar fondos para la misión humanitaria que las Hermanas de la caridad de Santa Ana llevan años realizando en Rwanda. Una tarde en familia, entre amigos, y con un noble objetivo.
En este 2008 logramos enviar otros 2000 euros de solidaridad a aquel remoto país envuelto en tragedia. Los fondos se han destinado a múltiples objetivos distintos encarados siempre a mejorar la situación de las personas más necesitadas de esa comunidad. El último donativo se ha empleado en la construcción de viviendas (un auténtico lujo del que pocos disponen en aquella tierra mil veces devastada).

Las hermanas nos han enviado un afectuoso correo de agradecimiento y un par de fotos que me han logrado dibujar una sincera sonrisa.


Y observando detenidamente esta imagen, e imaginando la cara de sorpresa de aquellas desafortunadas gentes en el momento en que sus ángeles de la guarda les muestran una de estas casas junto a la promesa de una nueva vida... la conciencia me muerde el alma.
Si tan sólo unos pocos más se implicaran en la causa... Si menos de 300 personas reúnen en una tarde de ocio 2000 euros, que no harían los 80.000 habitantes de Guadalajara, o los millones de españoles...
Pero sé que los hay más valientes que nosotros, más sacrificados, y mucho más dedicados. Sé de otros que trabajan duramente en enmendar estas situaciones que a más de alguno nos revuelven el estómago. Ánimo y a seguir adelante... que nunca os fallen las fuerzas, voluntarios.

Y agradecimientos desde aquí a mis hermanos scouts, observad con qué poco se puede lograr tanto...

domingo, febrero 15, 2009

Resumiendo...

Había sentido morir una parte de mí desde que abandoné la costumbre de escribir asiduamente en este antiguo blog. Y la vida ha seguido dando tantas vueltas como de costumbre, imparable el pasar del tiempo y el girar del mundo.

Recuerdo con nostalgia los años vivido en el piso de Guzmán el bueno cada vez que el autobús F me transporta hasta la biblioteca de historia para afrontar otra larga jornada de estudio más. Y pienso cuánto ha cambiado todo, y lo desinformados que os tengo.

Pero no ha de pasar ni un día más para contaros qué ha sido de mi vida desde entonces, e iniciar una nueva etapa de memorias. Olvidaré muchas, muchas cosas, pero intentaré que nada importante quede en el tintero.

El primer acontecimiento tras abandonar el nuevo piso fue mi cumpleaños. Tras los 23 pude atisbar el futuro que me esperaba: más amigos y menos pelo.
En la segunda quincena de julio se desarrolló el campamento Apícula 2008 en Galve de Sorbe (pasaré por alto la aventural que ya se encargaron de airear los periódicos sedientos de noticias de medio país en época estival) del que fui director de campamento.
Agosto voló semana a semana, entre perros y gatos, trabajando en la clínica Cobeña. La primera experiencia laboral me hizo desear fervientemente el regreso del curso académico. Quién diría en exámenes que algún estudiante pudiera desear la vuelta a las clases y las prácticas... pero cuando se está fuera de la facultad, todo parece más... ameno.
Ya en Agosto, Gonzalo, Short y yo pateamos Madrid para buscar nuestro nuevo piso franco... y no pudo ser más diferente que el anterior. A pesar de sus contras, tener piscina en el ático, contemplar las vistas de un piso 17 en Madrid y estrenar muebles del ikea nos convenció de que el apartamento estaba hecho para nosotros (y más aún cuando los 7 pisos que vimos antes parecían escenarios del chavo del ocho).
En septiembre, exámenes satisfactorios (tan sólo 1 por vez primera), disfrute de ferias y fiestas tras cuatro años de ausencias, y viaje de relax con Marina a La France. Cinco días maravillosos en París para cargarnos las pilas para el año próximo.

Y desde entonces, mucho tiempo en la facultad, poco tiempo para lo que uno quiere, scouts los fines de semana... y frikeando de vez en cuando. Como estoy colaborando como alumno interno en el servicio de Odontología veterinaria y en las consultas de medicina general, no frikeo tanto como me gustaría, pero... no me puedo quejar!

Y a os iré contando. Un fuerte abrazo!

martes, junio 24, 2008

Desnudando mi habitación

Las paredes vacías reclaman al olvido... del pasado sólo quedan las huellas pálidas de aquello que un día pendió de ellas. Sólo restan los ecos de una risa y de un llanto que se entremezclan en el aire viciado de polvo. Del ayer, de todo lo que aconteció en este lugar, sólo queda mi memoria.


Aún recuerdo la primera vez que visité Guzmán el Bueno 87... un 16 de noviembre de 2005. En compañía de Dani, Pedro y Héctor, aguardaba a expectante el momento de estampar mi firma en un contrato que prometía ver cumplido mi sueño de independencia.
Vivir en Madrid suponía cambiar de vida, dejar atrás algunas cosas que es mejor no recordar, y huir del tedio y la rutina. La capital era promesa de libertad, de nuevas experiencias, de desafíos y de superación. Equivalía a dejar atrás las pocas horas de sueño y las muchas horas de autobús.

Casi han pasado tres años desde que pisé por primera vez el deslucido parqué del apartamento, y ahora ha llegado inexorable el momento de abandonar este lugar de recuerdos.
Después de varios días intensos de estudio, esta tarde he decidido descansar la mente y aprovechar el tiempo empezando a empaquetar mis pertenencias: libros, recuerdos, ropa, objetos de todo tipo... y no había previsto sentirme tan melancólico llegado este momento.
Hace meses que tomé la decisión de cambiar de piso. Pensé que ya era hora de dejar atrás todo aquello que repudiaba de esta vivienda y aventurarme por nuevos horizontes. Y ahora, frente a mi estantería vacía y mis paredes desnudas, me entristece dar el paso.

Este piso ha supuesto una dura batalla en muchas ocasiones. Pero agradezco que a tal día como hoy, el recuerdo que me queda del lugar sea tan cálido. He madurado mucho viviendo sólo, he aprendido infinidad de cosas, me he valido por mí mismo, y no todo son quejas... también lo he pasado a lo grande: fiestas, quedadas con amigos, infinitas horas con Marina, cenitas, y alguna que otra partida de rol (siempre menos de las que me gustaría).
Abandonamos el barco, pero una parte de mi permanecerá siempre ligada a esta habitación. No en valde, estos años se han ganado su lugar entre los mejores de mi vida.

Piso nuevo... vida nueva.

martes, mayo 20, 2008

Un sueño de orejas largas

Desde que era pequeñita siempre había querido tener uno de esos perros: un sabueso de orejas tan largas que las arrastra por el suelo y que siempre anda por ahí hociqueando, siguiendo rastros imperceptibles por los sentidos humanos. En las cartas que escribía a los reyes magos, nunca olvidaba poner "un perro" como primera elección para esas navidades. A medida que fue creciendo, no dejó de desear tener uno. Cualquier encontronazo con un basset era motivo de fotografía, o de anotación en su diario. Y pasaron los años. La muchachita alcanzó la mayoría de edad, se licenció en humanidades, pasó su 29 cumpleaños... y su sueño seguía sin cumplirse.


Pero las personas que tanto amamos a Verónica no dejamos de aspirar ni un momento en hacerla feliz, y movimos cielo y tierra para hacer realidad su sueño.
Logramos superar los dos mayores obstáculos que impedían culminar su voluntad:

-El primero, convencer a nuestro padre para que nos diera permiso de tener un perro en casa.
-El segundo, reunir el dinero (gracias al esfuerzo de muchos).

Y así fue como me puse en contacto con un reputado criador de Basset-Hound de Cambrils (Tarragona) e involucré a Jesús y Noemí (los padrinos de Toga) para que me acompañaran en la alocada tarea de recorrer más de 1000 km en un día para comprar el sueño de mi hermana. Y mis buenos amigos no dudaron en acompañarme.

Finalmente, tras dos días de poco dormir y de mucho limpiar los "regalos" de la perrita en mi piso, llegó el gran momento. Marina me ayudó a cuidar del animal y a transportarlo hasta Alcalá de Henares, donde mi hermana defendería su Tesis.
Después de que Verónica recibiera su "sobresaliente Cum Laude" de manos del tribunal, recibió de nuestras manos su pequeño sueño de orejas largas.

Las ojeras, el cansancio y todas las dificultades de la maratón para conseguir a Toga valieron la pena cuando los ojos de mi hermana se iluminaron con el brillo de la felicidad.
Su perrita es la recompensa por todo el esfuerzo que ha invertido en su carrera, y por todo el cariño y la atención que me ha brindado durante estos años.

Por último, sólo hacer constar que el nombre que yo habría elegido para la Basset es Carlota...

domingo, mayo 04, 2008

Contando los patitos...

Pues sí... aunque tu carita de niña buena desmienta tu avanzada edad, los 22 se te han echado encima. Y hay que ver lo bien que te sientan!
Aunque claro, después del fin de semana tan completito que ha sido tu cumpleaños, como para no estar feliz de ser un poco más vieja.

Y es que blogonautas, después de tanto tiempo de vivir corriendo, por fin he recuperado un poco el ritmo de mi vida. Me he quitado los trabajos de encima, expuse mi comunicación en el congreso de ciencias biomédicas, y pude disfrutar de tres días maravillosos en Castillejo de Robledo (Soria) celebrando el cumpleaños de Marina. Unos días magníficos en compañía de buenos amigos. Espero que estas actualizaciones se repitan más a menudo. Fines de semana como estos hacen que uno se de cuenta del tiempo que desperdicia durante el resto de la semana para ser feliz. Pero por desgracia, en el futuro, no se puede vivir del aire...

Os dejo algunas fotillos de la escapada...

Aprovechando el buen tiempo, no paramos quietos. La primera mañana dimos un enorme paseo, de esos que te permiten perderte en un pueblo de menos de 100 habitantes. Y entre el sol y la sombra de los montes sorianos, inventábamos formas de hacer fotografía contemporánea... la cámara de María dio mucho juego...

Hubo tiempo hasta para satisfacer mis necesidades freaks. En la excursión a Maderuelo nos encontramos con este impresionante Trebuchet medieval. Todos tuvieron la excusa perfecta para tacharme de friki, y tuvieron que sacarme de allí a rastras. Esa tarde nos pasamos un par de horas jugando en un prado en lo alto del pueblo. Los típicos juegos scout dieron para mucho con los agnósticos del escultismo... a más de uno le entraron ganas de unirse a nosotros!


Una buena barbacoa, una visita al castillo, conciertazo de amateurs del singstar... no faltó de nada. Y la guinda: una noche contemplando estrellas frente al lago. Silencio... sólo el aletear de los peces en el agua, y los ruidos entre la maleza. Ninguna foto puede recoger este momento ideal...
Pero todas estas actividades sólo tenían un propósito: hacer que nuestra cumpleañera disfrutara de una gran celebración. Tuvimos que hacer malabares para que los 22 añazos se cargaran a las pequeñas espaldas de Marinita. Pero su constante sonrisa certificaba que nuestros esfuerzos eran satisfactorios.
Así cualquiera puede desear aquello de: "que cumplas muchos más".

miércoles, abril 16, 2008

Vivir corriendo

Esa maldita costumbre de ir siempre con prisa. No llegar a tiempo a clase, no terminar a tiempo el trabajo, no dormir suficiente tiempo, no tener tiempo para verte...
Maldito tiempo que limita todos los actos de nuestra vida. El ser humano siempre ha estado sometido a su propio minutero. Lo efímero agobia a cualquiera.

¿Cómo se puede disfrutar de un café con un amigo si tienes que contar los minutos?
Enguye la comida sin masticar, que no llegas a prácticas. Pásate las horas frente a la pantalla del ordenador preparando presentaciones de trabajos con tu colega powerpoint.
Si tienes la suerte de sacar un ratillo para acostarte con tu pareja... no te demores! nada de permitirse quedarte abrazado a ella hasta dormirte!
A veces dan ganas de mandar todo a tomar viento y empezar a disfrutar de la vida. Dicen que el verdadero sabor de la vida es sólo para los locos... Pero con los tiempos que corren, cualquiera se quita lastre. Además, en el fondo, eres tú el único culpable de haber adquirido tus compromisos y tus obligaciones. Sólo yo soy responsable de mi escasez de horas.

La falta de tiempo es acotar palabras, vivencias, recuerdos.
¿Qué ha sido de perder el tiempo?
Un paseo interminable por el retiro, una tarde de cine con los amigos, leer durante horas en una mecedora, escuchar música tirado en la cama asignando sentido a estrofas que nunca lo tuvieron... cualquier cosa que, en definitiva, te reporte un poquito de felicidad.


Últimamente, vivo corriendo: preparación de acampadas, papeleos del campamento, trabajos de la facultad, congreso de ciencias biomédicas...
Si últimamente he estado algo desconocido, disculpen las molestias. A ver si me quito unas cuantas obligaciones de encima, y me destino a disfrutar unos minutos perdidos.
Y es que, a veces, el tiempo perdido es lo único que nos permite encontrarnos...

domingo, abril 13, 2008

A Inés...

Con Inés queda inaugurada la nueva sección "Homenajes" de La flor de lis. Estos post van destinados a reconocer la especial relevancia que ciertas personas tienen en mi vida y que pueden necesitar un pequeño impulso anímico en los tiempos que corren. No se apuren si no les he dedicado un post todavía. Ya llegará ...

INÉS ("La borde", "ojo rojo", "frambuesa" o "ines-perta").

No es de extrañar que todos los que la rodean sientan un apego especial por ella. Es una adolescente distinta a la mayoría de sus congéneres. Para su corta edad, es una chica sabia, reflexiva y madura. Empuña el esfuerzo como fuente de progreso en la vida.
Es responsable, y dedica gran parte de su tiempo al Escultismo, al Atletismo e incluso es un conato de estrella del Rock (guitarrea lo que puede...). Disfruta con la Fuga y Marea, y en varias ocasiones sus intentos de verles en concierto se han visto fustrados.


Es una joven versátil en la que convergen muchos dones. Es activa, perseverante, inconformista y soñadora. Es competente, y hábil. Entre sus habilidades deportivas no figura el fútbol, y suele ser la protagonista de "rondos" y "mareados".
Aunque no le guste admitirlo, es una rompecorazones. Es una chica guapa, por supuesto, pero la atracción que despierta en sus jóvenes admiradores no es por tan simple característica: el conjunto de sus particularidades, su carisma, y su integridad, hacen de ella una joven de personalidad irresistible. Esto me hace recordar otra cosa más: es humilde.
Da unos abrazos estupendos, y hace que te den ganas de abrazarla cuando se aisla del mundo y deja su mirada perdida en algú punto del horizonte.
Pronta para la risa (de vez en cuando le cuesta un poco más), y con una lengua ácida y mordaz. Ingeniosa cuanto menos. Disfruta de libros como "La sombra del viento" y es mujer de prosa fluída. Melancólica en ocasiones, y con rayadas mentales ocasionales dignas de enmarcar en sus actualizaciones del fotolog.
No se nos olvide mentar lo afilado de sus colmillos. Tiene la extraña afición de dar mordiscos a la gente de vez en cuando. Sus amigos toman este comportamiento como una muestra de cariño.


"No hemos venido a verte ganar... hemos venido a verte correr". Ha sido la frase para el recuerdo que Andrea ha pronunciado esta mañana para derrotar tu abatimiento. Esas palabras han sido un grito al amor que los tuyos te profesan. No importan las circunstancias; es igual si brilla un sol espléndido o si las nubes amenazan tormenta... hay muchos que están dispuestos a acompañarte en tu camino indiferentes a lo que esté por llegar. Hay muchos que te tienden la mano para ayudarte a remontar la caída; que te dan fuerzas cuando tienes sed de ánimo; que te intentan guiar hacia el mejor sendero. Aunque a veces lo creas, jamás estás sola. No todos pueden decir lo mismo... eso, hoy en día, es un privilegio que te has ganado a pulso.
Todos y cada uno de ellos te quieren, al igual que yo te quiero.
Nuestras vidas están unidas por una Promesa. Jamás la olvides.

Etiquetas:

jueves, marzo 06, 2008

Fin de carrera: Cancún 2008

Aunque el motivo del viaje no sea del todo digno (pues este año no debe licenciarse ni la mitad de la generación de veterinarios de 1985), los compañeros de la universidad se disponen a hacer el que puede que sea su último viaje juntos. Y no hay mejor destino que México, ciudad de Cancún, territorio de Riviera Maya... Unos días inolvidables, repletos de viejos recuerdos, anécdotas por doquier e inmersión total en una mezcla de culturas.

Nadie puede pasar por los Estados Unidos de México sin que se preste la oportunidad de hacerse una foto con sus famosos sombreros. En la foto, los hombres de la expedición con gorro mexicano a lo playero. De izquierda a derecha: Dani, el que escribe, Costo, Charlie y Carlos.

El templo de Kukulcán en Chichen-Itzá, símbolo indiscutible de la cultura antigua de la Riviera Maya. Una construcción llena de sorpresas que esconde en su interior otra pirámide idéntica de menor dimensión. A pesar de parecer un edificio, su finalidad era realmente la de ejercer de calendario solar. Sus escalones y terrazas guardan esculpidos en sus piedras los secretos de los antiguos aztecas, que a pesar de ser fervorosos sanguinarios, contaban con un vasto conocimiento científico de la medición del tiempo y de la cosmología.


Entre excursión y excursión, siempre había tiempo para descansar un ratito y buscar la sombra. Días de playa, comilonas, relajación y disfrute... unas merecidas vacaciones para unas mentes cansadas de estudio.


¡Y también hubo tiempo para la aventura! Paseos por la jungla, rituales chamánicos, descensos en canoa, tirolinas de 300 metros, rapel... todo un multiaventura en pleno corazón de la península de Yucatán. Un día muy "scout", alejado de tanto consumismo, turismo, compras y playa. Una gran experiencia en compañía de las más valientes e indómitas aventureras de toda la generación del 85. Homenaje a Martita, Zaba y Berta.


Y no faltaron las noches de fiesta, bailoteo y risas. Y así como el templo de Kukulcán es icono de la cultura Mexicana, Coco Bongo es la discoteca por excelencia, el máximo exponente de la Fiesta en Cancún. No tengo palabras para describir este lugar... impresionante, extravagante, fantástico, gigantesco... 4 pisos abarrotados de gente. Personas de muchos países que se mueven al son de la música. Espectáculos rodeados de serpentina, acróbatas, lluvias de papel y chorros a presión de vapor frío... todo ello, aderezado con enorme picardía. No seré capaz de volver a salir por Madrid o Guadalajara y no pensar en lo que nos queda para llegar a divertirnos como "la máscara".


Conclusiones del viaje:
-El sol en México tiene una verticalidad de + 9: Te vas a quemar muuuucho.
-Los españoles en Cancún = Los alemanes e ingleses en España (rojitos... con pinta de guiris).
-Americanos = o gordos o muy cachas (las hormonas deben ser allí como el Pharmaton).
-Americanas = Operación de pechos como regalo por cumplir la mayoría de edad.
-Dólares y pesos = Más euros de lo que se corresponde en la banca...
-Fortasec y antidiarreicos = Un día más de diversión, un día menos en el baño...
-Juego preferido de los aztecas = cortar cabezas, arrancar corazones y echar cadáveres al agua.
-Cenote = Cueva subterránea o palabra destinada a ser sinónimo de lo que tú prefieras.
-Vuelta a Madrid = miedo a la muerte por macroturbulencias ("viven" o "pasajero 57").

¡¡¡PESTE, CARBUNCO Y RABIA... ARRIBA VETERINARIA!!!

miércoles, febrero 20, 2008

La torre de babel

Ví sus caras.
El sabio que pronunció por primera vez estas palabras no mintió cuando mentó que la cara es el espejo del alma. Al observar sus rostros pude ver cómo sus ojos perdieron brillo; cómo sus sonrisas inquietas se desvanecían. La llama de la ilusión se extinguía en una atmósfera cargada de realismo.
Mi corazón latía salvajemente mientras mi garganta emitía sonidos vacíos, explicaciones carentes de aliento para intentar hacerles entender que no podíamos construir esa torre de babel. Excusas tan ciertas que hasta empañaban mi ánimo.
Somos perseguidores de utopías, somos las rocas que se oponen a ser arrastradas por la marea, somos la lluvia que cayendo en el desierto quiere transformar el páramo en vergel. Somos aquello en lo que creemos. Pero...

No podemos...
No podemos...
No podemos...

He odiado esa palabra desde mi adolescencia. Siempre me ha sonado como un eufemismo de "no queremos". Pero esta vez no era yo quien recibía esa contestación, sino quien la emitía. Una negativa que daba al traste con las aspiraciones de 20 jóvenes. De 20 amigos. De 20 hermanos.
Me he quedado vacío con esa desilusión, con ese desengaño.
Pero no podemos dar más de sí. Nuestros días tienen 24 horas al igual que los días del resto de los mortales. Nuestras capacidades son limitadas. No podemos... ojalá pudieran entenderlo.

No es que puedan... ¡Tienen que entenderlo!
¿No son conscientes de todo lo que hacemos por ellos? ¡Deberían saber que no podemos sacrificar más cosas! Lo hemos dado todo... TODO. Lo que no estoy dispuesto a hacer es vivir una mentira, empeñar mi palabra en algo que soy incapaz de lograr. Prefiero conservar mi honor y destinar el esfuerzo a una meta que no sea falsa.
¿No os dais cuenta? Sois vosotros los que haréis girar el mundo el día de mañana. Sois vosotros mi esperanza. Sois la razón de que haga mías vuestras preocupaciones, de que empeñe mi juventud en la construcción de la Utopía... sois la razón de mi esfuerzo. Sois mi Promesa.

Pensad en cuánto hay de verdad en estas palabras. Por cada hora y media que disfrutais a la semana nosotros invertimos 10 veces más. Tened en mayor estima nuestros criterios... somos pocas las personas que darían la cara por vosotros. Algunos amigos desaparecen, y la familia es reducida. Somos vuestra "otra familia". Si sois sinceros os dareis cuenta de que pocos son los que, como nosotros, sacrificarían todo en vuestro favor. Así que no nos considereis como un obstáculo a vuestras aspiraciones. No somos un enemigo.

Por eso no es justo que os rindáis ahora que os decimos la verdad. No es justo que os sintáis cansados cuando aún no ha comenzado la batalla. Cuando las cosas no salen como se espera, enfurruñarse es para los débiles.
Hay que ser soñadores, hay que vivir de ilusiones... pero no podemos hacer girar nuestra vida en torno a una mentira. Ojalá el próximo día seais más conscientes de por qué necesitamos de vuestra motivación.
¡¡Sois el motor de vuestros proyectos!! Recargad vuestra osadía, preparad vuestras almas intrépidas, sacad a relucir el orgullo de sacar el mejor provecho de cada situación. Sed versátiles para adaptaros a las dificultades. Estad preparados para hacer todo como mejor sabeis... porque esa fue vuestra Promesa. Estad siempre listos...